Taller Derivas y Bitácoras: reconocimiento del territorio que habitamos

Taller

Taller Derivas y Bitácoras: reconocimiento del territorio que habitamos

Departamento de Diseño
Inicio / Programas / Taller Derivas y Bitácoras: reconocimiento del territorio que habitamos

Curso Derivas y Bitácoras

Entre los procedimientos situacionistas, la deriva se presenta como una técnica de paso ininterrumpido a través de ambientes diversos. El concepto de deriva está ligado indisolublemente al reconocimiento de efectos de naturaleza psicogeográfica y a la afirmación de un comportamiento lúdico-constructivo que la opone en todos los aspectos a las nociones clásicas de viaje y de paseo." Guy Debord 1958. Traducción extraída de Internacional situacionista, vol. I: La realización del arte. Madrid: Literatura Gris, 1999.

Una bitácora en un inicio, era un libro en el que se apuntaba el rumbo, velocidad, maniobras y demás accidentes de la navegación. También se entendía como un extracto y relato oficial de los acuerdos tomados en una reunión, que se imprimía y publicaba desde el siglo XVI. Hoy en día, la bitácora sigue siendo una herramienta para registrar información de un proceso puntual, pero puede ser usada en cualquier contexto, no solamente por un grupo particular y puede ser intervenida de manera libre.

El taller está pensado para hacer un análisis de la situación actual de la ciudad, a partir de lo que vive de manera cotidiana cada uno de los participantes. La deriva es el método y la bitácora la herramienta con los que cada uno contará para obtener toda su información, usando diferentes recursos como la fotografía, recortes de fuentes impresas, colores, apuntes, bocetos rápidos, en cada una de las etapas del taller. Al final, haremos una propuesta colectiva de diseño de experiencia a manera de exposición, para mostrar la nueva conciencia que se desarrolló sobre el territorio habitado y la aceptación de las múltiples posibilidades ignoradas antes de tomar el taller.

Hoy en día, los problemas de movilidad y de seguridad en Bogotá, se han convertido en grandes obstáculos para todos. Ahora pasamos horas de nuestras vidas entre buses o carros y no caminamos por las distancias, la polución y la inseguridad. Sin embargo hay muchas cosas interesantes que pasan y que merecen ser rescatadas desde las miradas de los habitantes de la ciudad. Los procesos de adaptación a las nuevas dinámicas urbanas, podrían ser utilizados como puntos de partida para proyectos, como fuentes de inspiración para proponer desde muchos puntos de vistas. No es necesario ser artista o diseñador para tener acceso a un proceso de observación y de análisis como el que propone este taller. La simple comparación entre recorridos con otras ciudades, otros contextos, la observación de los nuevos espacios para unos y para otros el reconocimiento de lo observado en un recorrido, compartiendo miradas, se puede convertir en una experiencia muy enriquecedora que debemos rescatar y potencializar.

Dirigido a

Todas las personas (público general, estudiantes, docentes, profesionales) interesadas en aprender a usar una bitácora como herramienta para consignar sus recorridos y sus experiencias, entendiendo el concepto de "extranjero" no únicamente como alguien que viene de otro país, sino como cualquier habitante de una ciudad interesado en observar y descubrir nuevamente el territorio.

Sugerencia: Es importante tener en cuenta que para hacer la deriva hay que estar expuesto al clima cambiante, caminar durante 4 horas seguidas y exponerse a las realidades bogotanas que pueden variar de una cuadra a la otra. Recomendamos que esto se tenga en cuenta en el momento de inscribir el curso.

Objetivos

Objetivo General:

Este taller busca conectar a sus participantes con la ciudad, para desarrollar una nueva mirada, usando como punto de partida una primera deriva por la ciudad, para obtener la información de la que partiremos para aprender a usar una bitácora como herramienta para registrar un proceso creativo y también como resultado final.

Objetivos Especificos:

  • Desarrollar una nueva mirada, que le permita reconocer las particularidades del territorio que habita ignoradas por las nuevas dinámicas limitantes de la ciudad de Bogotá.
  • Aprender a hacer derivas y entenderlas como una metodología de conocimiento de las situaciones urbanas
  • Aprender a usar una bitácora
  • Aprender a encontrar estrategias propias para salirse de los discursos cotidianos (tráfico, carro, inseguridad, distancia)
  • Encontrar un lenguaje propio para habitar su ciudad y traducir sus experiencias a través de medios como la escritura, la fotografía, el recorte, el dibujo.
  • Entender el concepto de “extranjero” de Walter Benjamín como guía para el proceso de experimentación en la ciudad.

Contenido

Primera parte: Deriva Situacionista
Sesiones 1 a 3

  • En la primera sesión se hará la presentación del taller. También se dará una charla teórica sobre la Deriva Situacionista como herramienta para la generación de conocimiento sobre la ciudad. Se hará la repartición de los grupos de trabajo y zonas a estudiar, se diseñarán las estrategias de deriva. Se hará la planeación de herramientas y procesos para el registro de la deriva.
  • En la segunda sesión se realizará la deriva, donde se hará el registro de datos cualitativos/cuantitativos, subjetivos/objetivos, emocionales, fenomenológicos, etc.
  • En la tercera sesión se expondrán los resultados de la deriva en formato fotográfico, cartográfico (mapas psicogeográficos) y anotaciones en bitácora.

Segunda parte: Desarrollo de Bitácoras
Sesiones 4 a 8

A partir de los resultados obtenidos en la deriva, acompañados de textos teóricos que ayudarán a entender el proceso y que analizaremos en clase de manera grupal, cada uno llevará una bitácora donde registrará y analizará toda su información relacionada con esa primera experiencia de deriva en la ciudad de Bogotá. Comenzaremos identificando el recorrido que se hizo, cómo lo vio, cómo lo experimentó, le gustó, no le gustó y cómo lo describe y lo traduce. Partiendo de ese simple recorrido, intentaremos visualizar juntos las posibilidades ignoradas, todo lo que no se está teniendo en cuenta y la riqueza de lo que se está perdiendo en ese caso puntual, usando diferentes lenguajes como fotografía, video, sonido, escritura, dibujo.

Herramientas y proceso:

  • El trabajo en clase será colectivo, todos participarán en el análisis del primer recorrido. Es importante que la mirada y la experiencia de los otros sea parte del proceso.
  • Los textos y las presentaciones teóricas apoyarán el proceso práctico. Se tendrá un invitado a charlas cortas y se hará una visita a un lugar específico relacionado con el recorrido escogido para la deriva, para así complementar el proceso del taller.
  • Además de los materiales suministrados en el curso, cada uno de los participantes podrá llevar otros materiales que considere necesario usar.
  • No es obligatorio que todos los participantes tengan una cámara de fotos y/o una cámara de video; con un celular con cámara es suficiente. Para la deriva no es necesario tener ningún tipo de aparato que acompañe el caminar, únicamente usaremos la bitácora y el portaminas. Para la siguiente etapa del curso, habrá ejercicios de registro y a partir de los recursos, se planeará la actividad.

Profesores

Camilo Salazar Ferro

Arquitecto de la Universidad Nacional de Colombia, Máster en Historia, Arte, Arquitectura y Ciudad, Master en Urbanismo y Doctorado en Urbanismo de la Universidad Politécnica de Cataluña, España. Profesor Asociado del Departamento de Arquitectura de la Universidad de los Andes. Investigador sobre análisis urbanos y metologías de conocimiento de la ciudad.

Camila Echeverría Martínez

Egresada de la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad Nacional de Colombia, realizó su Master of Fine Arts en el San Francisco Art Institute con las becas Fulbright - Mincultura y Colfuturo. Ha participado en exposiciones colectivas y expuesto de manera individual en Colombia, Estados Unidos y Brasil. Actualmente, es profesora de cátedra en el Departamento de Diseño de la Universidad de Los Andes y divide su tiempo entre la docencia y su taller.